6 tips para venderle una idea a tu jefe

Las ideas que aportas a la empresa en la que trabajas son las que te hacen progresar en tu carrera. 

Por eso es tan importante saber cómo venderlas. Vender una idea es un arte que se perfecciona toda la vida, pero tiene algunos trucos que son esenciales y conviene tener en cuenta desde el comienzo. 

Estas son seis de esas estrategias para que tu jefe esté más dispuesto a comprar tu idea:

1- Asegúrate que participe de los beneficios (y que lo sepa). Es básico, pero no siempre se tiene en cuenta.

La idea o proyecto ideal es aquella que alinea los intereses de la compañía, los tuyos y los de tu jefe o la persona que tiene que autorizarlo.

Cuando presentes la idea, tenlo en cuenta. Tu jefe tiene que saber por qué la idea lo beneficia, personalmente. 

2- Ten definido cuál es el “próximo paso”. Si te autorizan, ¿qué es lo primero que debería hacer la empresa para ponerse en marcha?

Es algo que te van a preguntar, especialmente de parte de jefes que son relativamente conservadores o aversos al cambio. “¿Cómo seguimos?”

Lo ideal es que sea un paso que depende de tí, siempre que te den autorización. Pon el primer paso en tus manos. 

3- Ten preparado un “elevator pitch”. Su utilidad es la misma que para un emprendedor que busca inversores.

Los encuentros casuales o informales son naturales en una empresa y ese speech corto tiene que estar preparado y ensayado para que sea claro, atractivo y salga sin dudas.

4- Haz un brainstorming con tu equipo o compañeros de trabajo para anticipar posibles objeciones y preparar respuestas para las mismas.

Poder contestar con seguridad y claridad a esas objeciones no sólo fortalece la imagen del proyecto, sino que envía el claro mensaje de que estás preparado y has considerado diferentes ángulos. 

5- Presenta un enfoque integral. Aunque sea una idea sencilla para resolver un problema puntual de producción, por ejemplo, siempre hay impactos en otras áreas y en el desempeño general de negocio. Ese es el enfoque correcto.

Estamos presentando (sea más simple o más complejo), un business case y debemos considerar todos los aspectos que abarca y todos los impactos positivos, que a veces no son evidentes. 

6. Vincula la idea a algún triunfo del pasado. Si la empresa tiene más de cinco años ya tiene en su cultura más de un relato “épico” de cómo se resolvió algún problema grave en el pasado o de algún acierto memorable en las políticas de la empresa.

Si es posible, relaciona tu idea con ese hecho, deja que el orgullo que tiene la empresa (y tu jefe) por algún éxito del pasado te ayude a generar credibilidad para una nueva.

¿Qué similitudes hay? ¿Es otro salto tecnológico? ¿Es otra ampliación de productos? ¿Es otra mejora importante de la infraestructura? ¿Es otra solución de bajo costo para un problema importante? Asocia y vincula tu idea a un éxito ya probado. 

Como dije al comienzo, persuadir es un arte. Pero todo arte tiene sus reglas. Estas son algunas de las más básicas. 

Si te interesa saber más de herramientas y estrategias para conseguir aprobación a tus ideas o proyectos, haz click aquí

Deja un comentario