Tengan cuidado con lo que sueñan

La secuela de Paul Potts, Andrew Johnston, el nuevo “chico maravilla” de Britain´s Got Talent. Ya sé, ya sé, antes de que Mariano “el panelista malo” 🙂 diga que suena a armado, a show, me anticipo a coincidir en eso. Después de todo, este tipo de realities están hechos por Simon Coldwell (el otro “panelista malo” 🙂 ) para su compañía grabadora. Y después de todo también, esto ES UN SHOW, eso está fuera de discusión. Es una fábrica de talentos para vender discos, por supuesto.

Habiendo dicho esto, sigue siendo claro para mi que el chico tiene talento, que nadie lo había descubierto hasta ahora, que su sueño parece ser cantar profesionalmente (al menos eso dice él, que es el que más sabe de sus sueños), que aunque es joven no le ha sido fácil y que, con reality o sin él, ahora está mucho más cerca de lograrlo.

Así que, queridos amigos Zen de todo el mundo, estoy totalmente de acuerdo con la filosofía del desapego, pero también con el poder de los sueños. Me importa poco si Simon lo hace por el dinero (lo que evidentemente es el caso), o si se va a llenar de oro con el pequeño Andrew. Lo que sí me importa es que el chico está más cerca de lo que soñaba y también que los sueños cuentan. Un aplauso para Andrew! … y tengan cuidado con lo que sueñan, podría volverse realidad! 🙂

17 pensamientos sobre “Tengan cuidado con lo que sueñan”

  1. Gracias, Julia! A propósito, mi visita a EEUU coincidió con el aniversario de la muerte de Martin Luther King, de quién una de las cosas que mas se recuerda es su famoso discurso: “I have a dream”…

    Besos

    e

  2. Edu,

    No hay necesidad de rivalizar con los amigos Zen, porque el desapego no está reñido con los sueños. La idea de desapego está reñida de la idea del sueñoúnicopermanente, pero en línea con los sueños como la magia del espíritu.

    Si uno se obsesiona con un único sueño, pierde la frescura de soñar, se obsesiona, y la energía se endurece en pos de ese objetivo único. El desarrollo y maduración de las habilidades humanas necesita de frescura y energía en grandes dosis ambas, y perseguir un únicosueñopermanente anula la frescura y la reemplaza por voluntad. De ahí a lo maligno hay solo un pequeño paso, porque por ejemplo Hitler también perseguía un sueño… Y ahí sí que hay que tener cuidado con lo que soñar…

    Por eso no sueño; solo siento la magia

  3. Eduardo, muy lindo el post. Sueño, magia o como le quieran llamar lo bueno es lo positivo de tus mensajes. Envidiable tu habilidad para ver siempre la mitad llena del vaso. Habilidad que otros deberían aprender a desarrollar (el oposicionismo del narcisista le llamaría yo).
    Seguí así Eduardo, no importa de dónde venga el mensaje, lo bueno es el empeño en motivar a la gente que tenes.
    Gracias.

  4. Para que haya desapego primero tiene que haber apego a algo. Muchos yoguis se consagran a una vida de entrega y renuncia una vez que han llevado una vida normal, con trabajo, esposa, hijos y SUEÑOS. La grandeza del desapego es dejar partir aquello a lo que uno está más apegado.
    No veo la relación entre la voluntad y lo maligno. Lo maligno presede, las perversiones o psicopatías se originan en una edad temprana, la voluntad en concretar un sueño es posterior. Quien es buena persona tendrá sueños positivos, que generen paz y armonía. Los Hitlers no se volvieron malos por el afán de cumplir un sueño.
    Al margen. ¿Viste Eduardo el caso de Daniela Cott? (para mencionar uno nacional, no?)
    Saludos.

  5. mariano el panelista malo

    bueno… quieren un sueño¿? Aquí el sueño de “Los santos amantes”

    en el espejo del techo
    reflejados
    extendidas las manos
    abrazados

    en salas de espera
    en templos
    en oficinas y puertos
    en parabrisas

    en todos los museos
    publicos y privados
    en desfiles y actos
    delicados

    en remeras
    en portaretratos
    en portadas
    alabados

    con los pelos enredados
    mágicos
    las mejillas dormidas
    tiernas

    las telas plegadas
    bailan
    los cuerpos enlazados
    flotan

    alumbrados
    serenos
    inocentes
    reales

    en salas de espera
    en templos
    en oficinas y puertos
    en parabrisas

    en todos los museos
    publicos y privados
    en desfiles y actos
    delicados

    en remeras
    en portaretratos
    en portadas
    alabados

    alumbrados
    serenos
    inocentes
    reales

  6. Coincido con vertido por Mariano Barcia, Eduardo.

    Esto es Zen.

    Alinear el deseo con el verdadero Ser, es simplemente Zen.

    Cómo podría haber apego en esto ? “Quién” se apegaría a “qué” ?

    Excelente post, y gracias por compartir la fuerza de un ejemplo tan vívido acerca de que la lucha por ser uno mismo vale la pena.

    Eso es Verdadera Libertad.

    Abrazo

  7. Pingback: Sueños Zen… Cuidado !!! Son fuertes. « El Banquero de la Libertad

  8. Gracias!
    Coincido en q no importan los rótulos (en todo caso creo q nuestro afan por definir;etiquetar y clasificar puede ser tan dañino como el “apego”)…como decia…mas allá de cualquier clasificación… por algo se nos ha caido una lágrima (o varias) a mas de uno no?Eso es un sueño en camino de hacerse realidad…con toda su energia positiva,con su mensaje para recordarnos q se puede…dejando esa sensación de felicidad por el otro..por uno mismo…

  9. Gracias Gustavo y monoaraña. Sí, yo creo que desapego no quiere decir ausencia de sueños o pasión. Y muy de acuerdo en que etiquetar tanto es posiblemente tan malo como el apego. Soñar (y actuar para realizar tu sueño) es también dejarse llevar…

    un abrazo

  10. Me quedé pensando con la frase de edu al principio de que estaba armado. Creo que no, que el set no está armado, sino que fue pensado para apelar a esa mezcla de sentimientos de esperanza y lástima que solemos llamar sueños (ver por ej. cuando el gordito habla de que lo matoneaban pobreciiiito piensa uno…)

    Y como prueba de que no fue armado, baste ver la adhesión que despertó este artículo (y no creo que edu lo haya tenido preparado). Está preparado en el sentido que es una fórmula intencionada.

    Pero bueno… ya que rueden lágrimas acá… ya se torna cursi… no se, será que ningun sueño se compara con la magia… como dice el manifiesto de Bruce Mau: “No participes en concursos en busca de reconocimiento. Simplemente no lo hagas. No es bueno para ti.”

Deja un comentario