Pregúntenle a Willie

Cuando se habla de los gravísimos problemas ambientales que enfrentamos en estos días me gusta recordar (en voz alta o  como un pensamiento íntimo) que la misma capacidad que tuvimos para destruir selvas, contaminar ríos y calentar la atmósfera, la podemos usar para limpiarlos y regenerarlos.

No todas las personas acuerdan con este punto de vista, pero algunos individuos extraordinaros no sólo lo suscriben sino que demuestran con hechos concretos que es posible.

Willie Smits es uno de esos individuos.

Ver la segunda parte.

El biólogo indonesio es no sólo un protector apasionado de los orangutanes (a los que la deforestación de la selva tropical en su país natal amenaza con extinguir), sino que ha creado un proyecto revolucionario llamado Samboja Lestari.

En esa tierra arrasada de un remoto rincón de Borneo, Willie y su equipo lograron en pocos años recontruir la selva tropical, desarrollando, para ello, un elaborado método que combina distintas tecnologías para no sólo replantar las especies autóctonas y recuperar la biodiversidad original del lugar, sino brindar beneficios económicos a los pobladores locales, integrando la agricultura y la producción de energías renovables en un proyecto moderno, autosostenido y económicamente racional.

No hay beneficios para el medio ambiente si no podemos generar al mismo tiempo beneficios para la gente que vive en su entorno. Muy sensato. Muy lógico. Muy inteligente.

Ha encontrado la forma equilibrada y armónica, no sólo de sostener un ecosistema económicamente rentable, sino de reconstruir lo que se había destruido. No sólo conserva, regenera.

Para los muchos miles que estamos preocupados y a veces angustiados por el estado preocupante del medio ambiente y que absorbemos el diario bombardeo informativo (necesario) sobre el daño que nos estamos autoinfligiendo, es un bálsamo bienvenido saber que Samboja Lestari logró:

1- Reducir la temperatura media de la zona en 4 a 5 grados centígrados.

2-Modificar el régimen pluvial, logrando volver a aumentar las lluvias en la zona

3- Reconstruir la selva tropical y volver a dar cabida a 137 especies diferentes de aves que habían desaparecido del área

4- Encontrar el modo de combinar el uso agrícola de la tierra (y la generación de biocombustibles) con la existencia protegida de la población de orangutanes

5. Detener la liberación de CO2 que se originaba en la deforestación, ya que la selva tropical se asienta, en esa zona, sobre 20 metros de turba que, privadas del manto protector de la selva, emanan gases invernadero en cantidades monstruosas

En suma, la misma imaginación e inteligencia que nos condujo a estos problemas, puesta a funcionar de otro modo, con otros valores y con otros objetivos, puede sacarnos de este problema. Pregúntenle a Willie.

Deja un comentario