El banquero de la libertad

matrix_fall_3d_3_grd.jpgEscuchen esto: un hombre construye durante su vida una carrera en el mundo financiero. Llega a ser un ejecutivo senior en un importante banco de inversión. Muchas personas dependen de él y tiene una posición económica holgada.

Entonces sufre un accidente que le cambia la vida. Algo se rompe. Se da cuenta de que nada de lo que hace o ha hecho tiene sentido ahora para él. Lo que veía antes como éxito, ahora se da cuenta que son cadenas. En realidad, vive para jefes que se lucen con sus ideas y se exprime ganando dinero para otros. ¿Porqué? ¿Para qué?

Como si se hubiera desenchufado de la Matrix (la imagen y el concepto, tomado de la película, que más utiliza), comienza una vida totalmente distinta, se convierte en un trader independiente de opciones financieras y se dedica a buscar la libertad por sobre todas las cosas: libertad financiera, libertad de horarios, libertad de jefes… Viaja y trabaja con su notebook desde playas y paraísos vacacionales. Por último, comienza a escribir un blog para contarle a otros lo que ha descubierto, para “desenchufar” a los que siguen viviendo “dormidos”, como si fuera una especie de mandato.

Buen argumento, ¿no? En realidad, no es un cuento, es cierto. Y este es el blog del Banquero de la Libertad.

Etiquetas:

9 pensamientos sobre “El banquero de la libertad”

  1. Si me dijeras que se ha ido a una playa paradisíaca donde vive de la pesca y ayuda a un grupo de nativos a sacara delante sus productos gracias a sus conocimientos de economía, vale.
    Pero sigue metido en la misma Matrix. Es la misma ilusión, sólo que ahora la ilusión es incluso mayor, pues cree que es libre. Si el mercado se hunde un lunes cualquiera, él correrá como lo hubiera hecho en su vida anterior. Ha cambiado el paisaje, pero la historia es la misma. Y encima ahora se permite dar clases a los pobres esclavos del reloj.
    Así lo veo yo.

  2. Bueno, sin dudas en el ejemplo que mencionas el cambio sería grande. Hay gente que ha hecho hecho algo así. Pero en última instancia es una elección personal. Nada es idílico. Si vivieras el tipo de vida que decís vos estarías expuesto, no a los vaivenes de los mercados, pero sí quizás a los elementos de la naturaleza, a los vaivenes de la pesca, etc. Y eso me hace acordar el ejemplo de algunos ex empleados de Google, que aprovecharon que las stock options sobre la empresa los volvieron ricos y se retiraron. Uno de ellos (que alcanzó una fortuna estimada en US$ 30 millones) se dedicó a dar clases como voluntario en una escuela secundaria. Ahora, digo, yo, si se cae el mercado o se funde Google, ¿el tipo no se vuelve loco igual?

  3. Sirviente tiene absolutamente razón.

    Mientras no veamos nuestra verdadera naturaleza, seguimos sumidos en la ilusión.

    Cuando la vemos, el paisaje sigue siendo el mismo, pero sabemos que es sólo un paisaje.

    Por esto el término “desenchufarse de la Mátrix” no aplica.

    Por último, no intento dar clases a nadie. Sólo compartir algo. Y puedo garantizar que la ilusión es tan grande que no hay muchos interesados serios…

    Seguramente tampoco hay demasiados que conciban las ideas creativas que acá se exponen (innovators), ni, peor aún, los que se animen a utilizarlas (followers). La ilusión es demasiado fuerte. La aparente seguridad es una gran seductora.

    Gracias por el post, Eduardo. Y mis sinceras felicitaciones, nuevamente, por el blog.

    Siempre es importante un espacio de librepensamiento y creatividad.

    Les obsequio un poema ilustrativo del Gran Loco:

    “Deja a un lado tu loca fiebre de buscar oro y joyas.

    Para ti tengo algo mucho mas precioso:

    Una luminosa perla que brilla más que la luna y el sol

    e ilumina cada uno y todos los ojos.

    Si la pierdes te sumirás en un mar de dolor;

    si la encuentras llegarás a salvo a la otra orilla.

    Gratis le mostraría ese tesoro a cualquiera

    pero casi nadie pregunta por él.”

    Ryokan (1758-1831)

  4. Bueno, no quiero ir mucho más lejos de lo que uds. quieran pero, para mi, reconocer que vivís en un “paisaje” (de la mente?) implica “desenchufarte” en el sentido de “darte cuenta”, no en el sentido de desaparecer del mundo. En ese sentido ni siquiera el Buda se desenchufó 🙂
    En última instancia, lo más interesante es adquirir la capacidad de crear distintos paisajes… y elegir el que más te guste.
    Que buena cita la que mandaste, Gustavo! Gracias.
    Y gracias por el post en tu blog.

  5. Pingback: Libertad y romanticismo « Un mundo perplejo

  6. No coincido con lo que detalla “sirvientes”, entiendo que la persona del caso planteado no renegaba de sus funciones, ni siquiera dice que le disgusten, sino que su descontento estaba en trabajar para otros y el escaso reconocimiento que recibía por sus ideas. Si logró seguir dedicándose a lo mismo cambiando la dinámica, obteniendo mayor flexibilidad, sin horarios fijos, sin dependencias y sin la estructura organizacional, y además con un paisaje paradisíaco, ciertamente me parece que es una forma de Libertad. Me da la impresión de que no todos entienden lo mismo por Matrix, evidentemente es subjetivo, al igual que el concepto de Libertad.

  7. Coincido con Verónica 100% sobre la subjetividad de la interpretación de Matrix.

    Ayer alguien, que supuestamente se dedica a las finanzas en España, visitó mi blog y manifestó que interpretaba la película como el producto de una conspiración judeo-sionista para eliminar a la raza blanca.

    Les digo, con sinceridad, que me costó mantener la ecuanimidad, y no quebrantar el espíritu de Libertad (en este caso de expresión).

    En fin, como dijo el gran Maestro Sosan, “mantener opiniones es la enfermedad de la mente”.

    Saludos para todos.

    Felicitaciones, Eduardo, por el blog una vez más…

Deja un comentario