Un país para todos

Un país para todos es un blog-experimento de Roberto Mizrahi. La idea es que en él, personas de distintos campos de actividad, formaciones y profesiones, de todo el mundo, colaboren con artículos, pensamientos, ensayos o simplemente breves posts, con sus ideas sobre còmo construir un país inclusivo, integrador («para todos»). Hay capítulos sobre educación, salud, cultura, economía, ética y valores y… si! emprendedorismo.

La discusión sobre este tema la acabo de disparar hace segundos. Bah! la acabo de disparar si es que alguien responde. Pero lo que puse es un tema que quizás dispare algo de discusión: ¿es la actividad empresarial algo positivo? El post dice así

Etiquetas:

2 pensamientos sobre “Un país para todos”

  1. Gracias por el dato.
    Justamente este es un tema que estoy analizando desde hace tiempo, inclusive en un proyecto que presente al Fondo Global de Lucha contra el Sida incorporamos talleres para personas viviendo con VIH/Sida que tenian que ver con esto del desarrollo del emprendedorismo. En que sentido? las PVVS (personas que viven von vih) tienen graves dificultades para cumplir con la adherencia a los tratamientos, requieren desarrollar nuevos habitos, a partir de la noticia que son seropositivos; necesitan reordenar su vida, planificar horarios, ser persistentes, establecer redes de apoyo, saber escuchar y aprender a comunicar sus angustias, etc, etc.
    Esto tambien se podria aplicar a aquellos que son usuarios de drogas, pero aca es mas complejo porque ya hay cuestiones psicologicas que refieren a factores que no se pueden controlar, que ya ni son intrinsecos de las caracteristicas personales de ellos mismos.
    Estaria muy bueno realizar una experiencia con el grupo objetivo PVVS, pero por ahora no he tenido suerte.
    Cariños

  2. Marta, estoy totalmente de acuerdo que sería interesante aplicar un programa de este tipo para gente con HIV o que usa drogas. En EEUU me contaron de una experiencia de ese tipo. La idea era que los productos que se hacían eran en principio comprados por personas que también usaban drogas o lo habían hecho y se habían recuperado. Además otro grupo importante de clientes eran las personas que compraban no sólo porque les parecía bueno el producto, sino meritorio el proyecto. Querían ayudar de eso modo. Finalmente, estaba el resto de la clientela que simplemente compraba porque le gustaba el producto. Sería muy interesante armar algo así.

Deja un comentario