Un año, seis meses y cuatro días.

Ese es el tiempo exacto en que estuve ausente del blog. El último post es del 13 de Junio de 2012, sin tener en cuenta el extra-breve del 13 de Julio de este año que fue simplemente para subir la lista de lecturas recomendadas para mis alumnos de Innovación Corporativa de ADEN.
En cualquier caso, pasó tiempo más que suficiente para que valga la pena explicarles a qué se debió la ausencia. La situación es esta: desde Agosto del año pasado comencé a trabajar como Gerente de Innovación en Wiener lab, un laboratorio de productos de diagnóstico del que fui asesor externo durante más de cinco años. El año y medio que llevo aquí es el año y medio que falto del blog. Pero ya no más.

Vuelvo a escribir por dos motivos. Primero porque la tensión y el esfuerzo del arranque en una posición diferente a las que había venido desempeñando y desafiante por sí misma, va dejando paso a una etapa en la que vamos cosechando los primeros beneficios… mientras sembramos cosas nuevas. Pero segundo, y quizás más importante, porque escribir me permite reflexionar sobre lo que voy aprendiendo, y si me conocen un poco sabrán que aprender y entender es lo que más me motiva en cualquier trabajo o situación.

Esa es la explicación también de porqué asumí este nuevo rol. Alguien podrá recordar que hace ya varios años, expliqué en este post por qué había decidido trabajar de forma absolutamente independiente. Pero aunque lo esencial sigue siendo cierto (y sigo disfrutando de hacer lo que me gusta y desestimando siempre al coro griego de los críticos), también es cierto que esta fue la oportunidad que se presentó de aplicar todo lo que enseño y lo que asesoré durante años, en un caso práctico y donde tengo una responsabilidad directa. En pocas palabras, pasar de decir cómo hacer (o incluso ayudar a hacer, como consultor), a hacer directamente.

No me malentiendan, la docencia me encanta y de hecho sigo y seguiré ejerciéndola. Como también seguiré escribiendo libros y dando conferencias (de hecho acabo de publicar uno, más noticias en breve). Por otro lado, tuve otros puestos ejecutivos antes, incluyendo mis años como (muy) joven gerente de un hotel. La diferencia en este caso es que la empresa y el área que dirijo tienen una relación tan directa y estrecha con la innovación, que simplemente era una oportunidad demasiado buena para dejarla pasar.

En cualquier caso, vuelvo a hacer una de las cosas que más me gustan en la vida: escribir. Y lo hago para integrar y darle sentido a todo lo que voy aprendiendo, sumando este rol nuevo con lo que sigo investigando y enseñando.

Así que, ya era hora. Vuelvo recargado 🙂 Esperen unos cuantos posts nuevos, sobre innovación, modelos de negocio, start ups y crowdsourcing, mas reflexiones sobre mi experiencia en este raro arte de gerenciar equipos y organizaciones. En el fondo son artículos para, como dijo Malcom Forbes, buscar ganarse la vida haciendo lo que más nos gusta. Todo esto con el estilo de los anteriores, pero con el agregado de un nuevo punto de vista y una nueva perspectiva. Espero que les sirvan y, como siempre, ¡ansioso de recibir comentarios!

Deja un comentario