¿Se viene el “financiamiento masivo”?

La idea podría ser la solución para muchos emprendedores que no han tenido éxito en financiar sus empresas al estilo tradicional. “Financiamiento masivo” no significa que una empresa vaya a recibir enormes cantidades de dinero. Significa que, en lugar de recibir dinero de una o dos personas o empresas, lo hace de una multitud de pequeños inversores.

Ejemplos: www.nvohk.com (sí, ese es el nombre), es una empresa de ropa para surfers de Los Angeles. La particularidad es que decidió invitar a 5000 personas a invertir en su empresa y transformarse en inversores-gerentes. ¿Qué es eso? Básicamente cada uno hace un aporte de US$ 50 y tiene derecho a votar sobre todo en la empresa, desde el estilo de la ropa hasta las formas de hacer promoción. Además reciben descuentos en los productos y el 35% de los beneficios (que se entregan en forma de bonos para adquirir productos).

Hasta ahora el experimento de Nvohk ha dado resultado, con 1240 personas que han aceptado ser inversores-gerentes (a US$ 50 por barba, hagan los cálculos).

No casualmente la empresa desarrolla sólo productos “eco-amigables” y se compromete a donar el 10% de sus utilidades a grupos ambientalistas. Esto es una parte importante del atractivo que tiene para la multitud de micro-financiadores. Las empresas como Nvohk parecen en parte movimientos, con algún valor predominante (en este caso la protección del medio ambiente), y en parte tribus urbanas, reunidas alrededor de algún gusto particular (el surf).

Estas firmas-experimentos tienden a volverse cada vez más comunes. Hay ejemplos de financiamiento masivo para clubes de fútbol y producción de programas de televisión, entre otros casos. No sería raro que representen simplemente una nueva forma de hacer negocios: un grupo de grande personas que apenas se conocen (o no se conocen), ayudados por un pequeño grupo de liderazgo y gerenciamiento y tecnologías de comunicación cada vez más baratas, que acuerdan financiar una empresa que no sólo venda los productos que les gustan, sino que represente los valores con los que se identifican. ¿La economía del tercer milenio?

Etiquetas:

7 pensamientos sobre “¿Se viene el “financiamiento masivo”?”

  1. Interesante enfoque, Eduardo.

    No tengo idea como se instrumenta «la opinión de todos sobre casi todo», pero supongo, que como en todo consorcio, no se tardará en ver las «camarillas» que buscan ocupar los espacios decisorios en detrimento de los demás accionistas.

    Por otra parte, y ya como entrepreneur con espíritu crítico, no sé si este enfoque no terminará siendo justamente contraproducente.

    Es cierto que el funding es muy importante.

    Pero en los primeros momentos de una empresa es necesario tomar decisiones rápidas, afrontar riesgos, y superar la velocidad de despegue sin demoras, o se termina muy pronto la pista (léase el cash del funding).

    No creo que se pueda ser muy ágil si es necesario consensuar todo.

    Quizás el enfoque sea diferente, y se trate solo de un «montaje» de consenso, a fin de captar fondos, como claramente decías en tu post, alrededor de ejes temáticos y/o ideológicos que convoquen fuertes adhesiones, pero que el control decisorio se mantenga en manos de los fundadores.

    Y allí sí el enfoque sería muy interesante porque no sería sino un IPO (donde la «P» es de «Private» en vez de «Public») , sin los costos de emisión, ni las posibilidades posteriores de ser víctimas de un takeover hostil, en caso de que el negocio realmente prospera.

    Pero, en definitiva, creo que coincidiremos que el funding hoy es importante pero no lo esencial.

    Lo realmente crítico es la idea o concepto de negocio, y lograr, luego, un modelo sólido para llevarla de esa idea a la realidad.

    Sabemos ambos cuál es la tasa de supervivencias de nuevos negocios en los países desarrollados. Lo cual demuestra que si bien no es imposible, tampoco es «soplar y hacer botellas».

    Abrazo y siempre es un placer visitar tu excelente blog.

    Gustavo

  2. Hola Gustavo. Es cierto que la idea no es conducir la empresa «por asamblea». Básicamente lo que planean hacer es someter a votación ciertos temas que efectivamente son vitales (diseño de los productos, por ejemplo), pero dentro de un «multiple choice», lo que acota el riesgo y además se decide con un 60% de los votos. Pero no todo es sometido a este procedimiento. No se podría, obviamente.
    Creo que el valor está en lo que destacás, no sólo es el funding sino el concepto y el concepto es que la gente que aporta dinero es la misma «comunidad» de clientes, gente que tiene una vinculación con la empresa mayor que alguien que sólo compra casualmente un producto. Se sienten más cerca, la apoyan económicamente y tienen voz en varios temas. Desde el punto de vista de la empresa que mejor que tener a tus clientes diciéndote que quieren consumir, qué tipo de productos quieren comprar. Es la preferencia revelada del consumidor. Para una empresa que sigue «tendencias» es invalorable. Como bien decís, los fondos son importantes pero son apenas una parte. Un abrazo y gracias por seguir leyendo y comentando!

  3. Muy interesante desde el punto de vista de la «comunidad de clientes-socios» por internet (en una onda economia 2.0). Me quedé pensando qué haría falta para aplicarlo uno, porque como dice gustavo y coincido, el funding no debería ser lo que ocupe los mayores esfuerzos del emprendimiento.

    En primera instancia, requiere de disponer precisamente de esa «base de datos» (la de 5000 personas con la que arrancaron) que muchas veces no es fácil para un start-up…

    En segunda instancia, requiere de tener un aceitado sistema de comunicación «web 2.0» y también una audiencia de clientes-inversores interesada en probar cosas nuevas, que no le tenga miedo al *fraude* (esto se minimiza con la base de datos que mencionaba anteriormente).

    Suponiendo que la base de datos está, la audiencia está, y la comunicación está resuelta, quedan los procesos de decisión, que deben ser algo muy interesante de definir y ver funcionar. También sería muy interesante analizar variaciones del precio de la «acción» (USD 50 en este caso).

    Mis 2 centavos! (cuál es el precio de la acción de este blog?) 🙂

  4. Buena reflexión, Mariano.

    Más que el Precio de este blog a mí, personalmente, me interesa el Valor que subyace.

    Como buen discípulo de Graham y de Von Mises trato de tener siempre presente que el Precio no es el Valor, y vivo de esas distorsiones.

    Y acá, en este blog, el Valor es enorme.

    Es solo cuestión que nuestro querido Economista en Piyama decida rentabilizar el blog, y ponerle precio.

    A lo mejor, si es atractivo, hacemos negocio.

    Abrazo

  5. Pingback: Crowdsourcing: financiamiento de masas « El economista en piyama

  6. Pingback: El economista en piyama

Deja un comentario