El burdel de Picasso


Lo había iniciado en 1907 o quizás a fines de 1906. Pablo Picasso llevaba siete años en París y estaba pintando un cuadro que cambiaría la historia del arte. A comienzos del verano y luego de un proceso salpicado de dudas y contramarchas, el joven pintor malagueño finalizó su obra a la que pronto llamaron “El Burdel Filosófico” o simplemente “El Burdel”, dado que sus protagonistas estaban supuestamente inspiradas en las mujeres de un prostíbulo barcelonés de la calle Avinyó. Una vez revelada al público y luego de un fuerte rechazo inicial, la pintura se fue ganando el reconocimiento unánime de críticos y coleccionistas, y la imitación de una legión creciente de pintores. Fue llamado finalmente “Las Señoritas de Avignon” y con él Picasso había dado el primer paso, a los 26 años, en la creación del cubismo.

Dado que tendemos a asociar a la innovación con jóvenes genios revolucionarios como Picasso y tempranas obras maestras como El Burdel, se nos hace difícil, en general, pensar en nosotros mismos como personas creativas. Existen infinidad de personajes e historias como la anterior, que parecen ponernos una vara excepcionalmente alta para considerarnos innovadores. Después de todo, si es que no hemos hecho nada verdaderamente diferente y creativo con nuestras carreras a los 26 años, es porque lo nuestro no es la innovación. ¿No es así? No, en realidad no es así.Seguir leyendo mi columna de hoy en La Nación.

Deja un comentario