Nada es original

Mejor dicho, nada es ABSOLUTAMENTE original. Toda creación es en parte el resultado de algo que ha sido creado antes. Las ideas, el arte, la tecnología y aún los negocios son senderos de evolución en los que los hechos puntuales (UNA idea, UNA tecnología, UNA obra de arte) son un punto particular de evolución dentro de una cadena interminable.

Por supuesto, existe el punto de vista, la perspectiva y la individualidad del artista, del científico y también del emprendedor innovador. Pero todos elaboran sobre los que los precedieron y sobre elementos preexistentes que usan como bloques constructivos o como insumos.

Lo he dicho muchas veces, la copia tiene demasiada mala prensa. Observar, copiar y adaptar son procesos no sólo legítimos, sino también indispensables, dentro de la innovación. La innovación es derivada, no una sucesión de eventos inconexos. Se parece más a un flujo que a una sucesión discreta de eventos.

Y si quieren ver una ilustración gráfica de esta idea, por favor vean este maravilloso video de Nina Paley y Todd Michaelsen.

2 pensamientos sobre “Nada es original”

Deja un comentario