Murió el Economista en Piyama

2000px-Christian_cross.svg

Falleció en mayo de 2015, después de 10 años y centenares de posts.

Bueno, en realidad no murió. Se reencarnó en Trend Rider, la nueva forma que adoptó mi blog.

Hacía años que distintos amigos me decían, en uno u otro momento, que el nombre del blog no siempre encajaba bien con los temas que desarrollaba.

Si bien he escrito y sigo escribiendo algunos artículos de economía, lo cierto es que la mayoría del contenido tiene que ver con tecnología, innovación, tendencias y negocios. Desde siempre. Si ya lo del piyama era confuso para algunos, ponerle encima lo del economista…

Lo cierto es que cuando otro amigo y socio me lo dijo nuevamente, en medio de los planes para refrescar el diseño y organizar los contenidos, me di cuenta que ya era hora. Por supuesto, estaba encariñado con el nombre. Pero las cosas cambian, las personas cambian y ¡los blogs también cambian!

Tomemos el caso de la persona, por ejemplo. Hace tres meses yo vivía en Argentina y era el gerente de I+D de un laboratorio. Tres años antes trabajaba como consultor. Siete años antes dirigía una fundación. Doce años atrás era empresario y periodista. Y trece años antes era investigador en una universidad. ¿Sigo para atrás? Mejor no. Los que me conocen, me conocen. Y al resto no lo voy a aburrir.

Hay una sola cosa, sin embargo, que no ha cambiado en todo este tiempo. Y es mi interés por la innovación, la tecnología, los negocios y la libertad que esas cosas nos pueden dar. Cuando lo pienso así, todo lo que he hecho en mi vida adulta (y ha sido muy variado 🙂 ), fue un recorrido, una especie de viaje. Buscando los medios y las formas en los que mejor se puede vivir la vida. Vivir creando, vivir en libertad. Próspera y pacíficamente.

¿Qué tenía que ver eso con el economista? Bueno, una parte sin duda. Pero reflejaba mucho mejor el contenido de ese viaje hablar de buscar tendencias, de cazarlas, mejor aún: de surfearlas.

Este no es un viaje al azar. Tiene un destino muy preciso, aunque vayan apareciendo diferentes metas. El destino es vivir mejor. Es disfrutar la vida. Es encontrarse uno mismo. Y es aprender y utilizar todos los medios económicos y tecnológicos para hacerlo.

Les doy un adelanto: en el libro (cortito) que estoy escribiendo y que voy a poner como regalo para los nuevos visitantes, voy a describir cómo veo yo esos cambios tecnológicos y económicos que nos abren posibilidades que ni siquiera hubiésemos soñado.

Siete tendencias (por ahora), que nos abren un horizonte nuevo. Más libertad, más opciones, más posiblidades y mejores resultados.

¿Parece utópico?

Puede ser, pero ¿no se trata de eso la historia? ¿De que cada vez hemos ido un poco más lejos?

Ya sé. Los cambios cuestan. A veces asustan. Pero sin cambios no crecemos.

Más vale verlos, encararlos y surfear la ola. Para mi esa es la forma de vivir.

Trend Rider describe mejor todo eso y además tiene algo de viaje, de aventura. Me gusta. Porque yo de deportes extremos, cero. Nada. Pero de aventuras de vida, muchas 🙂 .

2 pensamientos sobre “Murió el Economista en Piyama”

Deja un comentario