La innovación que puede salvar a Japón

(Mi artículo de hoy en El Cronista Comercial)

El Gobierno japonés sólo pidió una cosa: recen por nosotros.
En Global Innovation Commons quizás hayan rezado por ellos pero hicieron además algo que podría ser la ayuda individual más importante para contener el desastre que se abatió sobre ellos.
GIC puso a disposición del país una extensa lista de patentes y tecnologías libres (es decir sin propiedad intelectual), para contener los efectos del terremoto e inclusive enfriar las plantas nucleares que amenazan el cielo de Tokio.

Es un tesoro de valor incalculable, provisto por miles de personas de diferentes países, donde se puede obtener información sobre técnicas de emergencia para construcción de rutas, potabilización de agua, obtención de energía solar o manejo de crisis en reactores nucleares.

Pero este no es el primer desastre que intentó solucionarse o aliviarse de este modo. Seguir leyendo.

Deja un comentario