La charla que doy el jueves

Hace unos cinco o seis años, cuando hablabas de capital de riesgo, la gente por lo general se te quedaba mirando como si estuvieras hablando de OVNIs y enanitos verdes.

Hoy, por suerte, el tema es mucho más conocido y no faltan emprendedores dispuestos a aprender más sobre esta forma de financiamiento de nuevas empresas.

Si esa es tu situación, te puede interesar el seminario que voy a dar el jueves a las 19 hs. en el Auditorio del Banco Municipal de Rosario, San Martín 730, Rosario. Va a ser una combinación de teoría y práctica para emprendedores que quieren aprender y practicar su «discurso del ascensor», su presentación a inversores y averiguar qué son y quiénes pueden ser sus inversores ángeles. Simple, claro e interactivo, esa es la consigna.

El seminario es parte del Concurso de Planes de Negocio de la Cámara Junior de Rosario, patrocinado por la Fundación del Banco Municipal.

¿Te interesa? Te espero.

Etiquetas:

5 pensamientos sobre “La charla que doy el jueves”

  1. Que lástima que estoy del otro lado del charco. Si no te iba a ver con gran placer y alegría

    Recuerdo hace más o menos ocho años que un señor – que en ese momento era un referente en «seed capital» para eCommerce en pleno auge de las .com rióplatenses – realmente se había tomado en serio poner en práctica el tema del «discurso del ascensor», y hacía así un primer filtro sobre las ideas que le traía la enorme masa de entrepreneurs que abundaba en la city porteña, ávida por conseguir quién le haga el funding a sus emprendimientos.

    Y se jactaba de su método, que contrastaba con la forma respetuosa en que recibían otros VC´s a los entrepreneurs, analizando las propuestas y BP´s a fondo. Y hablo, incluso, de bancos muy fuertes y tradicionales (Chase, JPM, UBS, etc.).

    El resultado de su filtro no fue tan efectivo. Gran parte de sus «incubados» cayeron dentro de toda la burbuja, a pesar de haber pasado el «ascensor» y haber logrado llegar al tan preciado logro: conseguir el «seed capital».

    En su favor puede decirse, que al menos economizó tiempo en escuchar algunos delirios (que abundaban).

    En su contra puede decirse que algunas de las ideas que no pasaron al filtro . quizás por una mala presentación de ascensor – fueron, luego, las que realmente sobrevivieron y tuvieron éxito.

    Mucha suerte en la presentación, Eduardo.

    Abrazo

  2. Gracias Gustavo.

    En realidad, lo del discurso del ascensor es útil, en mi opinión, aunque es sólo una primera etapa. No reemplaza un análisis más profundo, obviamente. Lo que pasa es que quién escucha un «discurso del ascensor» es quién no había planeado hacerlo. Es decir, es el speech que tenés armado para presentarle muy rápido tu idea a alguien que, en principio, no te había pedido que se la cuentes 🙂

    De todas maneras, también hay que decir que el tiempo que se mantiene enfocado y concentrado un inversor cuando escucha un proyecto suele ser bajo. Puede que sea mala práctica de parte de ellos, pero si no los enganchaste en los primeros dos o tres minutos de la presentación (la «de powerpoint» no la del ascensor), se desenchufan por el resto del tiempo que te hayan dado. Perdiste. No sé porque es así, pero es lo más común. Como siempre, hay excepciones.

    Finalmente, el maltrato a otras personas de parte de alguien que está en una posición «de poder» («tengo la plata que vos necesitás»), es en muchos casos una forma de inflar el ego de personas con severos complejos de inferioridad. Cuando el «hablá rápido, no tengo mucho tiempo» obedece a esa necesidad de reforzar el ego maltratando al prójimo, yo diría que es hora de buscar otro inversor. Huyan! 😀

    Abrazo

  3. Pingback: El hombre que creó Tech Coast Angels « El economista en piyama

  4. Completamente de acuerdo tanto en el tiempo de «enganche» (muy interesante esto a la luz de la Economía de la Atención, Davenport/Beck) como en lo del «ego inflado».

    Y la verdad es que en esos tiempos, había «egos inflados» de sobra, y de ambos bandos (VC´s y webpreneurs).

    Afortunadamente, el universo sigue su rumbo (que vaya a saber cuál es), y naturalmente filtra y decanta todo…

    Mucho éxito en tu charla del Jueves.

  5. Pingback: Video de elevator pitch « El economista en piyama

Deja un comentario