Estoy de vuelta

balle.gif… y les voy a ir pasando algunas de las cosas y datos de personas que conocí en EEUU. La primera es BALLE (Business Alliance for Local Living Economies) una red de empresas localizadas en ciudades de EEUU y Canadá que tienen en común el comprar productos (especialmente alimentos) sólo producidos localmente.

La tendencia es GROSSA.

 Cada vez más personas comen sólo en restaurantes o compran en mercados o almacenes que sólo venden frutas, verduras o lácteos producidos en el área cercana a sus ciudades. La motivación es en parte «verde» (reducir los fletes innecesarios), en parte «orgánica» (los alimentos son producidos de manera casi artesanal, a veces orgánica) y en parte «pro desarrollo» (las empresas son pequeñas e importantes para la comunidad local).

El problema es en qué medida esto afectará a países y regiones especializados en la producción y exportación de alimentos. En principio, es posible que el efecto no sea negativo. En parte porque los mayores flujos de exportación de alimentos no son de frutas frescas u hortalizas, que son el corazón de esta propuesta. En parte porque las empresas asociadas a BALLE pregonan comprar localmente LO QUE PUEDA SER RAZONABLEMENTE PRODUCIDO LOCALMENTE. En otras palabras, no pregonan el autoabastecimiento ni, mucho menos, el fin del comercio internacional. Su punto de vista es muy razonable.

Echen un vistazo al sitio y descubran una de las tendencias sociales y de consumo más importantes y de más rápido crecimiento.

Todas las tendencias nos afectan de una u otra manera. Es mejor ir conociéndolas.

5 pensamientos sobre “Estoy de vuelta”

  1. Pingback: Patinetas verdes « El economista en piyama

  2. Mira vos que interesante, podría ser aplicable acá, en el interior del país? No es nada despreciable la idea.
    Estuve viendo tu blog, llegué por el ultimo asiento. Muy bueno
    saludos

  3. Gracias, Matías. Para mi definitivamente esto es aplicable a todo el país (y todos los países). Lo que es cierto, por supuesto, es que esto es en el fondo una tendencia social y que en algunos países y ciudades esta tendencia es más fuerte y por lo tanto el negocio involucrado es mayor. Por ejemplo, en San Francisco la tendencia es ENORME. En todo Canadá, también. En Nueva York, también. Pero eso no quita que en Latinoamérica también funcione. ALGO de eso funciona cuando a la característica «local» del producto le agregás otro distintivo (como orgánico o «pollo de campo», por ejemplo). Muchas verdulerías, por ejemplo, ya utilizan como herramienta de marketing que tienen huerta propia.

  4. Matías, acabo de ver tu blog. Me gustó mucho y lo voy a agregar al blogroll. Si no te molesta la pregunta: ¿dónde es «acá en el interior del país»? ¿En donde vivís?

  5. Me doy cuenta que escribí mal. A pesar de ser Cordobés, vivo hace muchísimo tiempo en Capital Federal (no tengo un ápice de tonada). Quise decir acá (en Argentina) en el interior.
    Saludos, y gracias por lo del blog, ya te agrego en el mío.

Deja un comentario