¿Es bueno que haya niños empresarios?

eden.jpg

En este artículo de Baquía que me mandó Ardin hablan de otros casos de niños empresarios. Entre ellos está el de Jasmine Lawrence y su empresa EDEN Body Works, la empresa de cosméticos naturales que fundó cuando tenía 13 años. Comenzó con un capital de 2.000 dólares y el año pasado facturó 15.000, el 60% utilidades netas. ¿Es bueno ser empresario/a a los 13 años? La polémica está abierta.

6 pensamientos sobre “¿Es bueno que haya niños empresarios?”

  1. No estoy de acuerdo con que sea como una política educativa. Cuando era pendejo (más pendejo 🙂 ) estaban de moda las Tortugas Ninjas, cuyos muñequitos salían 10 pesos cada uno. Los vi en el Once, por 2 y las salí a vender a 5 a mis amigos y conocidos. Tenía 9 años. El tema es que lo hacía porque quería y me divertía, y no tenía ningún adulto atrás diciéndome: «Tenés que ser empresario»

    Conclusión: mientras sea una diversión individual, está todo bien. Pero incentivarlo con políticas educativas y presiones, no da. Pasa lo mismo con los padres que promueven que sus hijos sean jugadores de fútbol, actores o que salgan a pedir guita al subte.

  2. Los intereses de los niños, y más aún de los adolescentes, van cambiando con el tiempo. Cambios que evidentemente las escuelas y el Ministerio de Educación no perciben. Mis hijos hacen germinaciones y escriben sobre la vaca igual que como lo hacía yo en la primaria.
    Evidentemente ellos mismos buscan canalizar sus inquietudes por su propia cuenta sin esperar que los adultos les demos el espacio, y estas inquietudes generan dinero mejor. En los casos que se citan en FKBK, la motivación primaria no era el negocio sino la solución de un problema, que ellos lograron de manera brillante.
    ¿Qué tiene de malo que sus inventos se masifiquen para ser usados por otros o que ganen dinero? ¿Qué tiene de malo que aprendan matemáticas (o cualquier otra asignatura) a través de la gestación de su propio emprendimiento?
    Si obturamos con argumentos pacatos sus propias inquietudes o motivaciones, sólo vamos a lograr achatar su creatividad y concebiremos otra generación de mediocres. Eso sí… en la composición “La Vaca” seguramente tendrán excelente.
    Para mí: patético.

  3. Pablo, estoy de acuerdo con vos. Se trata de hacer lo que los divierta y de resolver problemas, de inventar cosas. No de presión. Donde no sé si estoy tan de acuerdo es en el tema educativo. Depende de cómo se haga. Si en la educación está presente que el objetivo es básicamente lúdico/formativo, no lo veo mal. Estoy de acuerdo con Ardin en que si no atendemos a las necesidades e inquietudes de los chicos ellos buscan satisfacerlas por afuera del sistema (educativo, en este caso). Entiendo que todos sentimos rechazo por el caso de los «padres explotadores» de artistas o deportistas precoces. Pero creo que esto es algo totalmente distinto.

  4. Absolutamente de acuerdo con que la composición tema «La Vaca» ya fue y que hay que tratar de incentivar a los pibes desde otro lado.

    En este caso en particular, el tema es cómo se logra eso sin que se convierta en una presión.

  5. Hola Eduardo,
    creo que antes que enseñar a un hijo hacia donde canalizar su creatividad, es importante ayudarlo a desarrollarla, sea cual sea el uso que le vaya a dar después. Transmitirle que la respuesta a su búsqueda de vida debería ser tener una empresa, sospecho que puede ser absolutamente limitante y condicionante para su felicidad. Vendría a ser como darle la receta en lugar de darle los ingredientes para que juegue con ellos, experimente y elabore su propia fórmula.
    Te mando un beso! Julia.

  6. En el libro Padre Rico Padre Pobre, se toca el tema de la falta de enseñanza en la educación formal, de nociones financieras.

    Deberíamos, en forma de juego, enseñarles a invertir. A no temerle al riesgo. Para que el dia de mañana sepan que «no solo» se puede ganar dinero con un empleo tradicional.

    Con algunos conceptos básicos y conociendo las reglas básicas del dinero podrán administrarse mejor el resto de su vida. Porque más allá de ser empresario o empleado es necesario que aprendan a administrarse bien dentro de esta sociedad global.

    Un abrazo, Rubén.

Deja un comentario