Enseñar divirtiendo es un placer

Enseñar divirtiendo es un placer refinado. Los que lo conocen no lo cambian por nada.

Enseñar divirtiendo no reduce tu conocimiento ni tus credenciales. Los que aburren con frecuencia suelen saber menos.

Enseñar divirtiendo habla de tu pasión por enseñar. Divertir hace el mensaje popular. ¿Qué otra cosa puede ser más importante?

Enseñar divirtiendo significa que cultivaste dos talentos: el que requiere enseñar y el que requiere entretener. No te dejes llevar por tu deseo de aceptación. Puede que algunos minimicen el valor de la clase simplemente porque les costó menos seguirla, pero eso no tiene la menor importancia. Lo importante es que aprendieron.

Podría seguir durante horas, pero mejor vean el video de Walter Lewin, el profesor de Física del MIT que hace 40 años entretiene a sus alumnos con pruebas cuasi circenses para no cometer el «crimen» de hacer una clase de Física aburrida.

Gracias David Criado! 🙂

Etiquetas:

Deja un comentario