El método Netflix: cómo crear una cultura de innovación


Todas las empresas hablan de integridad y transparencia… y luego algunas de ellas terminan con sus directivos en la cárcel, como Enron.

Haz lo que yo digo pero no lo que yo hago…

En Netflix recuerdan bien ese caso y lo ponen como ejemplo en su famoso Culture Deck, una sencilla presentación de Powerpoint en la que detallan sus valores y lo que esperan de sus empleados.

El deck es famoso porque Netflix pone un peso enorme en el valor de su cultura corporativa, muy por encima de su estrategia o sus planes.

La compañía valora especialmente estos nueve aptitudes y comportamientos:

  • Criterio
  • Comunicación
  • Impacto
  • Curiosidad
  • Innovación
  • Coraje
  • Pasión
  • Honestidad
  • Priorizar el equipo

Sin embargo, si estás en posición de contribuir a crear una cultura en tu empresa o tu área dentro de ella, lo que te sugiero no es copiar estos nueve valores y comenzar a declamar mañana que esta es la cultura de la empresa.

En lugar de ello creo que lo adecuado es comenzar por el principio.

Esto es lo que te sugiero que hagas:

1. Olvídate de lo políticamente correcto. Sé sincero.

Lo que una empresa debe hacer para imitar el éxito de un Netflix es partir precisamente de averiguar cuáles son esos valores en los que ya cree.

¿Qué es un valor? En simplemente algo en lo que creemos. Algo que creemos que tiene importancia, validez, que es positivo, necesario.

Reflexionar sobre lo que valoramos, de verdad, en lugar de hacer una lista con palabras que suenen bonito.

Pregúntate: ¿qué es lo que ya valoramos? Sinceramente, no por imitación.

¿Es cierto que valoramos el trabajo en equipo, o por el contrario nos gustan los “solistas”? ¿Realmente apreciamos la honestidad, o la autonomía de los empleados o su iniciativa para proponer nuevos proyectos?

Se trata de descubrir aquello en lo que verdaderamente creemos, no de decir lo políticamente correcto.

2. No prediques. Actúa.

Anuncia lo que crees y lo que vas a hacer. Pero no lo repitas mucho. Simplemente actúa en consecuencia. Demuestra que es cierto.

Por ejemplo, promover y premiar el trabajo en equipo. O el aporte de ideas innovadoras.

No prediques. Actúa.

Deja que tus actos hablen por ti. Una y otra vez.

3. Crea ejemplos vivos.

Contrata y promueve personas que actúen de acuerdo a estos valores.

Esto las pondrá silenciosamente como ejemplos vivos de lo que la organización valora e irá poniendo en los lugares de decisión a las personas que naturalmente actúan de acuerdo a las habilidades y valores que se busca promover.

Además, el resto de las personas en la empresa será influenciado, hasta el grado en que sea posible, hacia esas prácticas e ideas que se valoran.

Recuerda dos cosas:

No importa lo que digas, la gente siempre observará lo que hagas.

Para convencerse deberán ver que tu comportamiento es consistente, que se mantiene en el tiempo y que tus acciones son repetidas y previsibles.

Crear una cultura lleva tiempo pero merece la pena.

 

Deja un comentario