Cómo reciclar tus ideas


cómo reciclar ideas
Pocos saben que, en sus comienzos, los hermanos Jacuzzi se dedicaban a fabricar aviones. De hecho, fueron ellos los que inventaron la primera cabina cerrada para monoplazas, que llegó a utilizar el servicio postal americano.

Todos los conocemos, por supuesto, por el hidromasaje. Tan reconocida es la empresa en este campo, que el producto que fabrican es llamado genéricamente por el nombre de la compañía. Jacuzzi es, precisamente, el inventor de los “jacuzzis”.

Sin embargo, la historia de los Jacuzzi y el hidromasaje no es el relato de un éxito al primer intento, sino más bien un excelente ejemplo de cómo reciclar ideas. En efecto, si hay algún “material” apto para ser reciclado (un número infinito de veces), eso es una idea.

La historia es la siguiente: el primer hidromasaje fue creado en 1956 por Cándido Jacuzzi, como una terapia para tratar la artritis reumatoidea que sufría su hijo. Los hermanos eran expertos en hidráulica y en producción de bombas de agua y aplicaron ese conocimiento para diseñar un equipo portátil, capaz de ser montado en cualquier bañera y utilizado principalmente en hospitales, centros de rehabilitación y escuelas.

Si bien se vendieron unas cuantas unidades de ese equipo precursor, el producto no fue el éxito comercial que esperaban. Al menos no hasta que en 1968 Roy Jacuzzi adapta el sistema para ofrecer, no un tratamiento para enfermedades, sino un baño de lujo para hedonistas. Con casi ninguna innovación, más que en la forma de presentarlo y venderlo, la idea del jacuzzi se transformó rápidamente en un éxito rotundo.

También te puede interesar: Crear es el arte de combinar ideas.

Pero el reciclado de ideas no se agota en casos empresarios. Durante la Segunda Guerra Mundial los científicos del MIT trabajaban en el desarrollo de radares de más largo alcance. En 1944 crearon un prototipo que, misteriosamente, dejaba de funcionar cuando la humedad aumentaba. De algún modo, habían creado un radar que estaba sintonizado con la frecuencia natural del vapor de aguar. En lugar de frustrarse, siguieron trabajando en torno a esa nueva tecnología, modificándola y finalmente creando lo que llegaría a ser el moderno horno a microondas.

cómo reciclar ideas

La lista de ideas recicladas prácticamente no tiene fin. Lo importante es tener un método, una forma que le permita buscar las aplicaciones alternativas a un concepto que no ha desarrollado aún todo su potencial.

Una de las maneras de hacer eso es Scamper , una técnica basada en el concepto de que todo es una modificación o suma de algo preexistente. Scamper es un acrónimo en inglés que significa:

S= sustituir

C= combinar

A= adaptar

M= magnificar

P= utilizar (put) para otro usos

E= eliminar (o reducir al mínimo)

R= reordenar (o invertir)

Aplicando sistemáticamente los principios de cambio que integra esta técnica, es posible examinar una idea para ver si es posible reutilizarla de otro modo. Utilízala repasando uno a uno cada principio, bajo la forma de pregunta, cuando estés analizando un problema o idea que no encuentra aplicación. ¿Qué puedo sustituir en esta idea? ¿Con qué la puedo combinar? ¿Cómo puedo reordenar sus componentes? etc.

Y recuerda: la próxima vez que estés en un jacuzzi o uses un horno a microondas, piensa en lo importante que es reciclar las ideas.

Deja un comentario