Eduardo Remolins

Innovación en 360º

Menú Cerrar

Autor: eduardoremolins (página 1 de 71)

Eso es creatividad

 

5 estrategias para innovar en 2017

Innovar (cambiar para mejorar), es un típico deseo de fin de año que a menudo no sabemos cómo llevar a la práctica.

Estas cinco estrategias no son una receta ni mucho menos un plan detallado, pero pueden ser un buen punto de partida para que reflexiones sobre la forma en que puedes mejorar tu empresa y tus resultados el año que viene. Leer más

Innovar combinando: tecnología aeronáutica para pacientes cardíacos

En la innovación es común ver que principios o creaciones ideadas para un uso o tipo de producto hace tiempo, se vuelven útiles por segunda vez al aplicarse a otros productos o usos.

Un caso de esto son los desarrollos del Profesor Abdul Barakat (profesor de la cátedra AXA de la Ecole Polytechnique), que utilizó principios de tecnología aeronáutica para mejorar el funcionamiento de uno de los dispositivos de la medicina cardiovascular más utilizados. Leer más

Cuatro lecciones de innovación que te da Rogue One

Ahora que la última criatura de Disney ya puede verse en (casi) todo el mundo, es un buen momento para analizar la película y su producción para descubrir algunos de los secretos y formas de trabajo que pueden hacer el éxito de una película… o de cualquier empresa.

1.No tengas miedo de repetir la fórmula. Una vez que has encontrado un patrón que funciona, un modelo de negocio acertado o un producto que tiene una buena recepción: no tengas miedo de repetir y repetir.

Mucha gente se pregunta cómo es posible que la saga de Star Wars siga teniendo tantos derivados (secuelas, precuelas y ahora también spin offs). Lo cierto es que para algunos críticos Rogue One es la mejor de las pelis de la saga de los últimos 33 años.

En materia de crítica nada es unánime, por supuesto, pero lo que uno debería preguntarse no es si se debe repetir un éxito o no. La pregunta correcta es cómo repetirlo.

Cuando se repite un modelo exitoso (algo absolutamente recomendable), la innovación pasa por cómo mantener o superar la calidad, al ofrecer básicamente el mismo producto.

La respuesta a ese interrogante, por supuesto, está íntimamente ligada con el equipo a cargo del desafío. Esa es la próxima lección.

2. Apuesta al talento por sobre la experiencia. Una de las primeras informaciones que surgieron apenas se supo que se iba a rodar la película, fue que su director iba a ser Gareth Edwards.

Este dato llamó la atención ya que Edwards, después de un lanzamiento exitoso en 2010 con una película de bajo presupuesto pero muy lograda (Monsters), sólo tenía como éxito a mostrar la remake de Godzilla de 2014. Es decir, obviamente no tenía un track record excesivamente extenso.

En otras industrias un puesto clave de esas características tendería a ser confiado a alguien con más batallas ganadas. No en Disney.

Por supuesto esto no quiere decir que la experiencia no sea valiosa. Lo es y mucho. Solamente que cuando hay que valorar y hacer una apuesta por un talento relativamente nuevo es lógico que no tenga tantos éxitos o años de experiencia en su carrera. Y esto no debe ser un obstáculo.

3. No siempre las empresas grandes arruinan la creatividad de las pequeñas.  En otras industrias suele verse que la compra de pequeñas empresas innovadoras por parte de grandes conglomerados ahoga en cierta medida su creatividad o dinamismo.

Cuando en 2012 Disney compró Lucas Films por 4.000 millones de euros el mundo empresario no sólo se sorprendió por el monto involucrado sino que miró con una ceja levantada la movida estratégica.

¿Sería posible recuperar ese dinero? ¿Vale lo mismo Lucas Films como empresa independiente (en términos de su capacidad de crear productos exitosos), que como división de Disney?

El año pasado el estreno y éxito masivo de Star Wars: El despertar de la fuerza (la primera entrega de la nueva trilogía que recaudó 2.000 millones de euros), comenzó a develar el primer interrogante.

No se ve tan arriesgada la apuesta de Disney ahora que el universo de Star Wars se expande en todas las direcciones, con parques temáticos planeados incluso.

Pero este éxito comercial va obviamente de la mano de que Lucas Films siga produciendo en el mismo nivel de creatividad y calidad que lo viene haciendo.

Hasta ahora no ha defraudado, lo que demuestra que su integración dentro de una compañía más grande sólo le ha dado más recursos y más canales para explotar sus creaciones.

Menos mal, ya que Disney tiene planeado lanzar una película por año hasta 2020.

Cuentan con esa creatividad.

4. No te rindas al primer intento. La historia de cómo se gestó Rogue One es reveladora y una pequeña novela en sí misma. En 2003, durante la posproducción de La Venganza de los Sith, el director de efectos especiales John Knoll trabajaba junto con Lucas cuando tuvo la idea del argumento.

Sabíamos desde la primera película que los planos de la Estrella de la Muerte había sido robados. Pero, ¿cómo? Ese sería el nudo de la trama.

El problema fue que Lucas no compartió su entusiasmo y la idea quedó olvidada por años.

Luego llegó Disney y sus planes de desarrollar filmes que no fuesen estrictamente parte de la trama principal (los famosos spin offs), y comenzaron a buscar ideas.

Momento perfecto para que Knoll desempolvara su argumento y lo propusiera a sus nuevos jefes, esta vez sí con éxito. Más de una década después.

No había cambiado la idea. Sólo el momento.

Así de valioso es el timming en la innovación. No desesperes, ten siempre tu idea a mano.

Google hace con Waymo lo que Microsoft hizo con Windows.

Google ha confirmado recientemente que su proyecto de coche sin conductor se ha transformado en una nueva unidad empresaria llamada Waymo.

Como se especulaba han hecho explícito que su intención no es fabricar coches (al estilo de Tesla), sino completar el desarrollo del software y el sistema de conducción autónoma, para luego ofrecerlo a los fabricantes de vehículos. Leer más

Cómo innovar sin ser original

A menudo se asocia a la innovación con una gran originalidad.

En realidad, el concepto de “nuevo” es relativo al tiempo y al lugar.

Algo puede ser nuevo aquí y no en otro lugar. O puede ser una novedad en este momento aunque haya sido conocido antes.

Una prueba de esto último es lo que llamamos Artefacto Fuera de Lugar (u OOPArt, por su sigla en inglés).

Un OOPArt es un objeto que se encontró en un lugar y tiempo muy inusual o aparentemente imposible. Leer más

¿Por qué desaparece el empleo estable?

En general las críticas a las empresas de economía colaborativa (Airbnb, Uber, Lyft, etc.) pueden resumirse en estas dos:

1. Estas empresas dicen que promueven a nuevos emprendedores, pero en realidad lo que hacen es destruir empleos de calidad.

2. Dicen que en estas empresas se trata de compartir, pero en realidad todas cobran por lo que ofrecen (alojamiento, viajes, lo que sea).

Las dos críticas son muy diferentes. Leer más

¿Cuál es el límite del modelo Airbnb?

Cualquier persona familiarizada con las presentaciones a inversores sabe que una de las formas más sencillas de explicar un modelo de negocio es relacionarlo con una empresa conocida (preferentemente un unicornio), pero en otro sector.

Quizás el caso más utilizado es el de Airbnb. Es un clásico presentar una idea de negocio como “el Airbnb de…(incluir el sector target)”.

Y es que la empresa de San Francisco ha generado más de un imitador en los sectores más disímiles. El Airbnb de las oficinas y aulas (SpaceBee), el de los que acampan (Gamping), el de los coches (Getaround), el de los restaurantes (EatWith), e incluso “el de los ricos” (Le Collectionist), por nombrar sólo algunos.

Pero quizás lo más interesante en estos momentos, es la aparición de los Airbnb para eventos. ¿Por qué? Leer más

Amazon Go: ¿cómo será el supermercado del futuro?

La apertura por parte de Amazon de su primera tienda física de comestibles (ya había incursionado con librerías antes), me ha dejado preguntándome varias cosas.

Recordemos que abrió sus puertas (en modo beta y sólo para sus empleados) Amazon Go, una tienda de conveniencia donde el cliente sólo tiene que escanear al ingreso un código de la app correspondiente, elegir los productos que desea y luego simplemente marcharse. No hay colas ni cajeros automáticos.

El costo total de los productos se carga a su cuenta de Amazon y la factura se envía automáticamente a su móvil. Esto se logra con un uso sofisticado de tecnologías como sensores, computer vision e inteligencia artificial.

Estos son los hechos básicos (más los planes de expandir este modelo a más de 2.000 locales distribuidos por el país), sin embargo los interrogantes que abre demuestran que el nuevo modelo es más que una novedad llamativa.

1. ¿Amazon es una empresa de qué? Solíamos pensar que era una gran librería virtual, hasta que ingresó agresivamente y con éxito en las ventas de otro tipo de productos como informática, electrónica, etc. En ese momento dijimos que era el mayor retailer online del mundo.

Pero eso fue hasta este momento. ¿Cómo definimos ahora a Amazon?

Acostumbrado como estoy a valorar a las empresas de acuerdo a sus capacidades básicas, ¿cuáles son las del gigante de Seattle? La logística de grandes volúmenes y un gran número de productos es una de las más evidentes, pero no es la única.

De hecho, el lanzamiento de la tienda futurista da muchas pistas. Por ejemplo la posibilidad que da la aplicación de hacer un seguimiento del movimiento del cliente dentro de la tienda, le da datos invaluables en cuanto a preferencias y patrones de elección del cliente.

Del mismo modo que nuestros patrones de búsqueda y navegación online le dan información para que sus algoritmos de IA nos sugieran otros productos que podrían interesarnos, en la tienda física ocurrirá otro tanto.

Amazon es una empresa en la frontera en lo que se refiere al uso de Big Data para mejorar la experiencia de compra del cliente y por supuesto aumentar su gasto promedio. Sus habilidades básicas se presuponen (procesos de compra, logística, promoción, etc.), pero lo que hace la diferencia no es eso. Es la información, la tecnología y el uso inteligente de ellas.

¿En el futuro las empresas serán todas empresas de datos?

2. ¿Este es el futuro del supermercado? El mayor grupo italiano de supermercados Coop Italia ha desarrollado su propio “supermercado del futuro”, en conjunto con Accenture e incorporando tecnología de Microsoft, como los sensores Kinect que interpretan los movimientos de las manos de los consumidores para brindarle información o desarrollar tareas.

El supermercado ubicado en Milán incorpora mesas interactivas donde se puede obtener información de los productos en un monitor, así como estanterías con tecnología touch screen para mejorar las búsquedas de productos y promociones.

Lo que se ve es que la tendencia no sólo a simplificar y acelerar el proceso de compra, sino a reemplazar las funciones “humanas” en las tiendas, a través del uso de tecnología, ha venido para quedarse.

3. ¿Qué pasa con el trabajo “humano”? No casualmente la tríada de tecnologías utilizadas por Amazon son las mismas que se utilizan en los autos sin chofer que continúan desarrollando (con distinto grado de avance), empresas como Google, Apple o Tesla.

Es discutible si esta tendencia se origina en limitaciones y regulaciones que aumentan en el mercado de trabajo (la imposición de un salario mínimo de USD 15 por hora en EEUU, redundó en la introducción por parte de Mc Donald´s de cajeros automáticos para tomar los pedidos), o si simplemente es el avance natural de la tecnología y las oportunidades que nos ofrece.

Lo indiscutible es que se tiende a reemplazar puestos de trabajo de baja calificación y que si estos pudieran seguir existiendo sería sólo con remuneraciones bastante bajas.

Sabemos que las personas tenemos habilidades y capacidades, más allá de la educación formal, que superan con creces lo que puede hacer una máquina o un sofisticado software.

La pregunta es: ¿cuáles serán los trabajos del futuro, “a prueba de robots”, que tendrán las personas que no tienen una formación técnica o avanzada?

Aún no lo sabemos. El futuro se desarrolla delante de nuestros ojos.

Qué hacer cuando tu jefe no compra tu idea

Muchos hemos estado en esa situación en la que hemos propuesto alguna idea en nuestro trabajo (un proyecto, una mejora de algún proceso, alguna forma nueva o mejor de vender nuestro producto), pero nos encontramos con que la idea no convence a nuestro jefe.  Leer más

© 2018 Eduardo Remolins. Todos los derechos reservados.

Tema de Anders Norén.