2018, seguramente, nos traerá más novedades en tecnología, economía y sociedad.

¿A tu empresa le cuesta adaptarse al cambio? ¿Ves más amenazas que oportunidades? No te preocupes. Pese a lo que te han dicho, la innovación sí es para todos. En mayor o en menor medida, pero para todos.

Comienza 2018 pensando en estas seis claves para innovar. Cada una requiere tiempo y esfuerzo, pero juntas encierran la respuesta a las preguntas que te estás haciendo.

1. Define una estrategia. Cuando no sabes hacia qué puerto vas, ningún viento es bueno. La estrategia te da dirección. Orienta y te ayuda a organizar tus esfuerzos. Pregúntate: ¿de qué forma crearemos valor para el cliente con la innovación? y ¿cómo capturaremos parte de ese valor creado?

2. Alienta una actitud de innovación en tu empresa. La actitud es todo. La forma en que las personas en tu empresa reciben las nuevas iniciativas o proyectos, define las posibilidades de éxito. Un cambio de actitud se logra con tiempo y gradualidad. Tén paciencia y plantea objetivos modestos que te permitan mostrar algunos éxitos.

3. Fomenta una cultura de innovación. Cuando las actitudes se repiten y se mantienen en el tiempo, se transforman en hábitos. Eso es la cultura. La forma en la que gente piensa y actúa en relación a la innovación, todo el tiempo. Por default. La cultura es el suelo fértil que requiere la innovación para crecer. Una cultura de innovación es un ambiente favorable y estimulante para el cambio. Trabaja con equipos cada vez más amplios e involucra cada vez más gente en las iniciativas de innovación.

4. Diseña un proceso. La innovación puede organizarse. Como la logística, la producción o las ventas. Necesitas que la innovación sea un proceso predecible, estable, reproducible. Divide este proceso en etapas (búsqueda de oportunidades, generación de ideas, selección de ideas, experimentación e implementación) y organiza el trabajo en cada uno de ellos definiendo responsables y tareas.

5. Desarrolla vínculos con otras empresas y organizaciones. La innovación es un juego de equipo. Complementa tus recursos y capacidades con los de otros.

6. Desarrolla y gestiona tus equipos de innovación. Aprende a conocer a tu gente. Diferencia entre quienes tienen un perfil innovador (creativo y prolífico) y quiénes un perfil adaptador (realista y práctico). Crea equipos balanceados y aprovecha lo mejor de cada miembro.

Cada una de estas claves es un “gen” de la innovación. Trabajar en cada uno de estos genes en tu empresa te permitirá desarrollar el ADN de un innovador.

¡Que tengas un 2018 pleno de oportunidades!