5 estrategias para innovar en 2017


Innovar (cambiar para mejorar), es un típico deseo de fin de año que a menudo no sabemos cómo llevar a la práctica.

Estas cinco estrategias no son una receta ni mucho menos un plan detallado, pero pueden ser un buen punto de partida para que reflexiones sobre la forma en que puedes mejorar tu empresa y tus resultados el año que viene.

Úsalas como disparador para intercambiar ideas con compañeros de trabajo, empleados o jefes y trata de obtener al menos 3 tareas concretas para implementar este nuevo año.

1. Amplía el alcance de tus productos o tus mercados. Cada empresa desarrolla su actividad enfocándose en ciertos productos que vende en ciertos mercados. Cambiar cualquiera de esas dos variables (o las dos) es una fuente de innovación estratégica que puede ser efectiva y accesible.

Vender tus productos enfocados a un segmento de mercado diferente por edad (una versión para niños o personas mayores), género (ampliar tu catálogo para incluir a hombres, si vendías para mujeres, y viceversa), o ubicación geográfica (un nuevo país o una nueva región), son formas de innovar.

También sumar productos relacionados a tu oferta para aprovechar tus canales de comercialización.

2. Diferénciate. Toda empresa se diferencia de la competencia en algo. Si no lo haces deberías comenzar a hacerlo. ¿En qué te diferencias de tu competencia? Identifica ese elemento y cámbialo o reemplázalo.

¿Es tu diseño lo que te distingue? ¿Tu servicio de atención al cliente? ¿La robustez del producto? Piensa cómo sumar diferenciación a tu producto a partir de elementos que hoy no explotas pero podrías hacerlo.

3. Dale otros usos a tus conocimientos. Las capacidades básicas son lo que una empresa sabe hacer. Son habilidades, destrezas.

Puedes identificar primero cuáles son esas capacidades y luego intentar aplicarlas en otros usos.

Para identificar una capacidad básica uno debe preguntarse: ¿qué cosa sé hacer

a- mejor que los demás, y

b- que sea valioso para mis clientes?

Si a esas capacidades les busco aplicación en otras oportunidades de negocio o productos, puedo encontrar formas de mejorar los ingresos y el desempeño de la empresa.

4. Dale otros usos a tus activos. Los activos son cosas que la empresa posee. Pero pueden ser tangibles (como bodegas, coches, oficinas, etc.) o intangibles (patentes, marcas).

Pregúntate: ¿existen otros usos o formas de aprovechar mis activos? ¿Te sobra espacio que puedas ofrecer? ¿Capacidad de procesamiento (ordenadores)? ¿Capacidad de transporte (camiones)? ¿Puedes aplicar tu marca a otros productos? Es posible que tus activos puedan tener más de un uso. Busca el modo de darles ese uso nuevo.

5. Modifica tu estructura de precios. Esto no quiere decir que necesariamente pases a cobrar más o menos. Sino que cambies aquello por lo que cobras. Por ejemplo: ¿lo que hoy vendes podrías alquilarlo? ¿Lo que cobras por unidad podrías cobrarlo por tiempo? ¿Podrías cobrar por abonos? ¿Puedes armar combos de productos con precios más convenientes para el cliente?

Piensa: ¿qué es lo que realmente está comprando mi cliente? Luego asígnale un precio a eso que verdaderamente busca.

Estos son apenas cinco posibilidades, de las muchas que tienes. Aquí puedes encontrar cinco más.

Lo importante es que comiences a buscar y a pensar de qué manera tener un 2017 más próspero y exitoso.

¡Que tengas un gran 2017!

Deja un comentario