La apertura por parte de Amazon de su primera tienda física de comestibles (ya había incursionado con librerías antes), me ha dejado preguntándome varias cosas.

Recordemos que abrió sus puertas (en modo beta y sólo para sus empleados) Amazon Go, una tienda de conveniencia donde el cliente sólo tiene que escanear al ingreso un código de la app correspondiente, elegir los productos que desea y luego simplemente marcharse. No hay colas ni cajeros automáticos. Leer más